Publicado en Madrid, Personal, Trabajo

Buscando un futuro laboral

Durante la Diplomatura me saqué el título de monitor de tiempo libre y estuve trabajando en verano en campamentos con niños de ámbito rural. Llegué incluso a ser la monitora jefe y coordinar las actividades y aprendizaje de los monitores en prácticas. Aprendí mucho, incluso de mis errores y tuve que defender a mi equipo ante mis superiores. Por eso cuando me empecé a encontrar con la pregunta «¿Cómo te ves dentro de 10 años?» en las entrevistas de trabajo de documentalista no dudaba en responder «gestionando un equipo» porque aunque sabía que tenía que aprender mucho en temas de gestión de la información ya sabía que era capaz de gestionar las prioridades del trabajo a realizar. Quizás no sería la persona al cargo del departamento pero sí me imaginaba a mi misma liderando proyectos. Han pasado los años y en las diferentes organizaciones que he trabajado he tenido diferentes responsabilidades y he trabajado de forma muy independiente pero siempre apoyándome en un equipo. Siempre organismos privados con una exigencia de resultados alta, atención al detalle y siempre al tanto de las novedades del sector. Además enfrentándome a retos ya que solían ser de ámbito internacional e incluso he trabajado en el extranjero. Sé que hago bien mi trabajo pero algo ha fallado porque estoy desempleada buscando nuevas oportunidades de trabajo. Soy consciente que si no encuentro nada antes de que empiece el verano tendré que dejar Madrid para abaratar costes y en septiembre abrir aún más si cabe mi búsqueda a un mercado laboral internacional. Ya lo estoy haciendo pero de forma tímida y si no enfoco todos mis esfuerzos ahí es simplemente por mis padres, para no volver a darles el disgusto. Actualmente dedico mi tiempo en buscar trabajo e ir a eventos de social media donde hacer ruido con mi cuenta personal de Twitter @oriateka y ampliar mi red de contactos ya que muchas ofertas laborales no pasan del oído-boca. El plan B es estudiar un máster, seguramente en el extranjero, si es que encuentro algo que llame suficientemente mi atención y una forma de financiación.

Por si alguien estuviera interesado puedo mandarles referencias de PricewaterhouseCoopers, Linklaters, Solomon R. Guggenheim Foundation, una empresa de búsqueda de opiniones online y una multinacional de energías renovables. Ámbitos muy variados con un enlace común: generan, necesitan, gestionan y administran información. Yo soy el anclaje.

Publicado en Madrid, Personal, Recetas

Castañas y quesada

Un día un compañero de trabajo trajo un cubo enorme de castañas que había cogido en su pueblo. Una persona normal coge un puñado y se las lleva a casa. A mi me se me antojaron por lo que cogí un par, las lavé, las rajé y las metí minuto y medio en el microondas con la tapa del microondas. Clinc! Lo abro y puedo ver que dentro de la tapa del microondas hay una nube de humo. Al quitar la tapa la nube sale fuera y puedo ver que las castañas no se han quemado y están comestibles.

Suena la alarma de incendios. De un edificio de 9 plantas.

Salgo corriendo a la recepción para que llamen a los de seguridad e informen que ha sido una falsa alarma. Después aviso a mi jefe que menos mal que se toma con una sonrisa mi momento cafre del día. Tras abrir las ventanas para que el humo desaparezca yo me siento muy avergonzada. Por ello, el viernes llevé una quesada casera que preparé la noche anterior. Adjunté un papel que decía «no volveré a cocinar castañas en el microondas del trabajo» tantas veces como cabían en la hoja. La quesada gustó y alguno me dijo que podía quemar tantas castañas como quisiera siempre que volviera a llevar una quesada. No le hice caso. Pero por si alguien está interesado esta es la receta para 6 personas:

  • 9 cucharadas de azúcar
  • 5 huevos
  • 5 cucharadas de maizena
  • 900 gramos de queso en crema

Se mezclan todos los ingredientes y se pone la mezcla en un molde untado de mantequilla. Introducir en el horno a 180º unos 40 minutos. Esperar a que se enfríe para desmoldar.

La primera vez que hice este postre fue en la fiesta de despedida de Islandia. Siempre acabo haciéndola en todos los trabajos por los que he pasado desde entonces. Es la primera vez que la llevo porque haya hecho saltar la alarma de incendios del edificio.

Publicado en Madrid, Personal

Hace 10 años llegué a Madrid

Hoy hace 10 años llegué a Madrid aunque sólo he vivido 8 años aquí. El edificio de la Escuela Universitaria de Biblioteconomía y Documentación estaba de obras por lo que no me perdí ni San Saturio en Soria ni Los Pilares en Zaragoza. Tardé menos de veinticuatro horas en cometer mi primera paletada. Tuve que dormir en la habitación de otra chica que aún no había llegado arropada con una manta de aerolínea por cumplir la norma de dejar mi llave en portería. Lo que yo no sabía era que la portería cerraba por las noches. A partir de ese momento disimulé que cumplía sus normas. Dos años aguanté allí y porque no me pude ir antes. Dos años entrando por la cocina cuando llegaba el panadero cuando salía de fiesta. Dos años sin acudir a ninguno de sus actos religiosos para que al final tuviera que provocar que me echaran porque cada vez que llamaba mi madre las monjas le insistían a ella que me quedara. Aunque fue sencillo. Le dije a la directora que su residencia por muy religiosa que fuera era como una empresa y como tal no tendría ningún problema en encontrarme sustituta así que no se entrometiera. En 2002 empecé a disfrutar de Madrid sin horarios.

Aunque no sé si es la ciudad de mi vida Madrid me es cómoda. Tengo muy buenos amigos y aunque me manejo muy bien en la ciudad me quedan sitios por descubrir. Además, está cerca de Soria. Aunque eso a veces lo aprecien más mis padres que yo. Efeméride o no, Madrid ya forma parte de mi carácter.

Publicado en Madrid, Personal

Fidel Castro se cuela en mi casa

Esta madrugada al llegar a casa en Madrid me he llevado un gran susto. Abro la puerta de casa y me encuentro la sombra de un hombre con gorra. Toda la casa estaba a oscuras y sólo se iluminaba por la luz del portal. Al ver que no se movía encendí la luz y esto es lo que me encontré:

Fidel.Castro -1

De lado se aprecia mejor que es el mismísimo Fidel Castro en postura de dormir hasta las gallinas dando discursos larguísimos. Tiene hasta micrófonos.

Fidel.Castro -2
Esta mañana mis compañeros de piso me han dicho que estuvieron a punto de ponerme un cartel por fuera de la puerta ya que se imaginaban el susto que me iba a dar al llegar. Me he pasado todo el domingo mirándolo con recelo cuando pasaba a su lado ya que me da más miedo que el muñeco hinchable a tamaño real que le regalaron a mi compañera de piso en Reykjavik y que se pasó todas las navidades sentado en el sofá. Menudos sustos que me daba el condenado cuando iba por la casa a oscuras. Esta noche se han llevado a Fidel y ha salido la mitad del restaurante que hay al lado del portal para hacerle fotos. ¿Alguno se lo encontró durante la «Noche en Blanco» de Madrid?

Publicado en Madrid, Personal

Día de Internet

La primera vez que usé Internet fue en el instituto, en 1º de Bachillerato. Estábamos en informática y había un ordenador en la sala con acceso a Internet. El profesor nos puso a todos alrededor y escuchamos ese ruido horrible de los primeros módems. No me acuerdo que web vimos pero era todo muy feo y lento. Sólo una persona de la clase lo había usado antes y como además era el más listo de la clase nos intentó explicar qué era eso de Internet porque sabía más que el profesor. Había leído sobre Internet pero no terminaba de saber sacarle utilidad.

Justo antes de irme a la universidad convencimos a mis padres para que pusieran Internet en casa y ya en el 2000, en 1º de Biblioteconomía, me hice mi primera cuenta de correo electrónico.  Ese año habían convertido varios pasillos de la EUBD en salas de informática y unos a otros nos contábamos las novedades que íbamos descubriendo que si el chat, los foros, la cartelera o la parrilla televisiva.  Como en la residencia de estudiantes había sólo un ordenador con conexión a Internet cuando acababan las clases me quedaba en la universidad hasta que cerraban y me iba a cenar. En la residencia de estudiantes me las ingenié alguna vez en dejar la puerta de la sala de ordenadores sin cerrar con llave para poder usarla cuando las monjas se iban a dormir por las noches. En 3º de Biblioteconomía nos tocó crear una web para una asignatura donde casi desespero porque los links se rompían fácilmente. Empecé a leer blogs y en 1º de Documentación creé un blog para una asignatura de clase.

Muchos de los que empezamos a escribir entonces tenemos los blogs medio abandonados. Otros usamos más otras plataformas para expresarnos y es curioso lo pequeño que es el mundo de los blogs y lo fácil que es conocer a gente afín a tus gustos. Como dice una amiga, yo y mi realidad paralela.

Actualización 20 de mayo:

Y esto vino porque el 17 de mayo era el día de Internet y al leer este tweet me entró la inspiración.