Publicado en NYC

Sweet bitch

El domingo llegó mi primera garrapata; Farruco para los que estuvieron conmigo en Islandia. Me hace gracia como cuando le veo tras acabar el trabajo me cuenta todo lo que ha visto como si fuera un niño que le cuenta a su madre como le fue en el colegio. Acelerado, alegre y encantado con la ciudad. Ha cogido por costumbre darse un paseo por Central Park antes de adentrarse en algún museo y el otro día mientras perseguía una ardilla con su cámara una voz le llamó por detrás: bitch, sweet bitch. Al principio no le hizo caso ya que la ardilla centraba toda su atención. Cuando por fin se dió la vuelta se encontró una mujer corpulenta de color detrás de unos arbustos. Honey, do you wanna a sweet bitch? fue lo último que escuchó mientras se alejaba. Le he dicho que no sabía que hubiera prostitución en Central Park y que quizás estaba en alguna zona poco frecuentada. Él ha asegurado que había gente haciendo footing tan normal.