La caja de ideas de oria: Soria, Madrid, Islandia, Nueva York…

Entradas etiquetadas como ‘Reykjavik’

Treinta

Ayer fue mi cumpleaños. Cambié de decena y es curioso como los de mi quinta me preguntaban qué se siente por miedo a algo que les va a suceder a la vuelta de la esquina y cómo los más mayores me comentaban con resignación envidiosa “quien los pillara.” Quizás dentro de unos meses lo note pero la verdad que no he sentido nada diferente respecto a los días anteriores. También es gracioso que yo, que me niego a aceptar algunos papeles que se supone que van de la mano de una edad, le de tan poca importancia al paso del tiempo. Es una efeméride más. RIP a los 20 y bienvenidos los 30.

Esta efeméride quiero unirla a un vídeo que ha realizado un estudiante Erasmus en Islandia por el concurso que la Unión Europea ha convocado por el 25 aniversario del programa Erasmus. Aunque tiene música de Jónsi (cantante de Sigur Rós), banda sonora muy trillada siempre que se habla de Islandia, me ha gustado mucho su fotografía y los sentimientos que transmite.

Además os dejo el vídeo promocional que han realizado los responsables del programa Erasmus en la Unión Europea.

Entradas relacionadas:

dosmildiez

El año 2010 ya acabó y como en 2006, 2007, 2008 y 2009 paso a repasar el año:

Enero: Le pedí a los Reyes Magos la República, pero no hubo suerte. El canal 24 horas vino a casa a entrevistar a mi compañero de piso por Cuba pero justo salí a una entrevista de trabajo. Por segunda vez en cinco años un médico me volvió a decir que quizás todos mis males eran culpa del tabaco cuando soy fumadora pasiva. Encontré un trabajo en el que trabajaba delante de un ordenador con guantes y bufanda porque no había calefacción pero me permitía hacer entrevistas por las tardes. Expliqué otra opción de irse a Islandia: el voluntariado.

Febrero: Encontré otro trabajo y tuve mi primer viaje de empresa. Unos islandeses vinieron a Madrid y hubo fiesta memorable.

Marzo: Entre mis frases del mes “no cortar cebolla si aún llevas rímel”; “Querido corazón, enamórate cuando estés listo no cuando estés sólo”; “caballeros que casi se rompen el cuello al cruzarse con una chica guapa y que se chocan con señora y niño” y “cómo hacer una entrada triunfal a un cumpleaños: dile a uno que no conoces que es el asesino. No hace falta que estén jugando al Cluedo” En el blog me daba cuenta que había conseguido abstraerme de la prensa rosa y el fútbol, hubo una erupción volcánica islandés Eyjafjallajökul y publiqué unos consejos para adolescentes.

Abril: Cumplí años y disfruté el libro Mýrin (Las Marismas) de Arnaldur Indridason con su mapa de la península de Reykjanes en las primeras páginas. Me mosqueé porque el código fiscal y lugar de nacimiento de la Declaración de la Renta estaba mal y ponía Soria (Madrid) cuando nací en Zaragoza. Mi móvil sobrevivió a 10 minutos de lavadora y un centrifugado tras 4 días en un bol de arroz. Compré los billetes para ir a ver a Jónsi a Berlín e Islandia salía en el programa Desafío Estremo donde Calleja pronunciaba Reicabich en vez de Reyjkavik.

Mayo: Superé el periodo de prueba en el trabajo; me mosqueé al leer que el PP destinaba 4 millones a los AEROPUERTOS de Soria; me encantó el concierto de Friska Viljor y recordé lo que disfrutaba yendo a eventos gratuitos en New York tras ser invitada a una miniferia de vinos; me llamaron la burdeos por dar mi opinión; me rapé el pelo por detrás, fui a la feria de Córdoba y celebré el Día de Internet.

Junio: Fui a Berlín donde Santi de Big in Finland me alojó, disfruté del gran concierto de Jónsi y me reencontré con una amiga de Islandia. Fue gracioso celebrar un año de mi regreso de New York en Berlín. Descubrí gratamente que si aceptas un trabajo en otra provincia desgrava durante dos años. Acogí durante su visita a Madrid a otras dos amigas que no veía desde el Erasmus. Celebré con los islandeses FM Belfast su primer concierto en España por el Día de la Música y con mónologo sobre Soria calentamos motores para las Fiestas de San Juan de Soria (el trompeta llamó a la funeraría para informarle que estaba muerto y pusieron una lona con jabón fuera de la plaza de toros)

Julio: Un yoda perruno me prestó el libro de La Isla Secreta de Xavier Moret (descatalogado); me encontraba un set de grabación enfrente de mi casa de Madrid añorando cuando me sentaba en mi escalera de incendios neoyorquina a observar eso mismo. Sólo vi un partido del Mundial de Fútbol y no fue la final ya que me encontraba haciendo fotos aunque no envié ninguna a @kurioso y su Spain Fantasma. Subí por primera vez a la azotea del Círculo de Bellas Artes para disfrutar del concierto homenaje de The Beatles. La frase del mes fue “No busques lo que es normal o no, busca lo que a ti te apetezca”. Este mes el reencuentro Erasmus fue con un danés.

Agosto: Mi portátil murió justo una semana antes de que me llegara mi nuevo juguete convirtiéndome en ‘switcher’. Tres años después regresaba a Islandia agradeciendo a mis anfitriones su hospitalidad con una tortilla de patata de 8 huevos y comí vieras y erizos de mar que acababan de coger delante mío en un barco cerca de Stykkishólmur. Me pareció ver una nube de agua del volcán Eyjafjallajökull y celebré el Blog Day.

Septiembre: Acuñe el término ‘Calamar: hombre erectus que va en grupo y que deja su móvil en escaleras para grabar las bragas de las chicas.’ Renové mi carné de conducir en Soria sin cita previa 20 minutos antes de cerrar y me llevé un susto de muerte cuando Fidel Castro se coló en mi casa.

Octubre: El día que nos preguntaron si hay centollos fue mi primera quedada con tuiteros. Me invitaron a ver un partido desde el palvo VIP del Estadio Santiago Bernabéu. Hice 10 años en Madrid, pasé una inspección de Hacienda y desapareció mi cámara. La frase del mes me salió en clase de inglés ‘Nowadays, to smile is to lie – En los tiempos que corren sonreír es mentir.’

Noviembre: Cumplí seis años de un fatídico día que aún me persigue. Disfruté el concierto gratuito de Linkin Park en la Puerta de Alcalá. Hice saltar la alarma de incendios de un edificio de 9 plantas tras intentar asar castañas en el microondas por lo que llevé una quesada casera de disculpa. Me puse de rubia puti y fui a Sevilla al EBE donde me reencontré con una sevillana amiga del Erasmus. El cumpleaños de mi abuela se convirtió en una quedada encubierta para vender lotería de navidad. Empezó mi pesadilla con Movistar (próximamente…)

Diciembre: Tras 5 semanas y un día discutiendo con Movistar me llegó el móvil aunque la historia no terminó. Mis compañeros de piso sentenciaron que no sabían quien era el androide si el nuevo móvil o yo. Conté por qué acabé poniendo una hoja de reclamaciones a la sanidad pública de Madrid, participé en mi primera sesión de fotos para un calendario de tuitero que supongo que no saldrá y celebré con familia y amigos la nochevieja en Zaragoza.

Estoy de vuelta y esta vez es algo personal

Cuando tengo que hacer un viaje suelo hacer listas para no olvidarme de nada de lo que tengo que meter en la maleta. Pero para estas vacaciones además voy a hacer una lista de lo que me gustaría hacer. A la vuelta veremos lo que he cumplido.

  • Ponerme el despertador 45 minutos antes de aterrizar para intentar hacer muchas fotos aéreas. Veremos si tiene razón el consejo que me dieron de ponerme en el lado derecho del avión
  • Cocinarles a mis anfitriones una tortilla de patata
  • Dormir con antifaz, que remedio
  • Quedar con mi hada madrina islandesa y conocer a su familia
  • Quedarme embobada con el sol de media noche y los largos atardeceres
  • Tomarme algo con Fernán y con los islandeses que vinieron en marzo a Madrid
  • Bañarme en alguna piscina termal al aire libre y en algún lago natural sulfuroso
  • Comprar caramelos Ópal, chocolates djúpur y una camiseta del Eyafjallajökull
  • Coger el barco que va por la hahía de Breiðafjörður, en los alrededores de la península de Snæfellsnes. Aunque aún no he decidido como llegaré hasta allí
  • Tomarme algo en el BabalúSægreifinn y quizás conocer Panorama
  • Pasar un rato en 12 Tónar para escuchar música islandesa o ver algún concierto.
  • Hacerme una foto en los portales de las casas donde viví
  • Ir a la playa térmica -Nautholsvik- e intentar subir el Esja
  • Hacer alguna excursión y si es posible acercarme al Eyafjallajökull
  • Apuntarme el jueves al tour literario gratuito que da la biblioteca de Reykjavik
  • Volver a fotografiar todos los rincones de Reykjavik
  • Comer pylsur, skyr y tarta de zanahoria casera
  • Disfrutar de la fiesta islandesa

Sí, supongo que ha quedado claro, me voy a Islandia de vacaciones. Desde 2007 no me dejaba caer por la isla y tengo muchas ganas de volver. Con este post cerramos una era, la de mi viejo VAIO que no regresa esta vez conmigo a Islandia. Aunque creo que con el cambio el blog puede salir beneficiado. ¡Permanezcan atentos a sus pantallas!

Me han robado

Nunca hasta ahora me habían robado. Hasta anoche que me robaron el monedero con la tarjeta de crédito española, la tarjeta de débito islandesa, el DNI, la tarjeta sanitaria europea, el carnet de la biblioteca, el bono de 10 pases para la piscina, la tarjeta para llamar al extranjero y lo que a mi conciencia materialista más le ha dolido: mi cámara de fotos.

Cuando me cercioné estuve buscando por todo el bar por si alguien había tirado el monedero con los documentos y llamé a la policía (112). Un coche policía (con un perro en el maletero) vino y estuve hablando con ellos en la calle. Apuntaron mis datos y lo que me habían robado y me avisaron que era muy complicado que algo apareciera, si eso el DNI tirado en alguna calle.

Volví a entrar al bar, y pedí los teléfonos para cancelar las tarjetas de crédito. Me dieron el de información (118) y ellos me dieron el teléfono de Maestro europea (5505000) y el de Visa islandés (5252000). Pero aunque tenía cobertura, me daba error de conexión y tenía el GPRS inactivo. Esperé a las 6 a que cerraran para hacer un último repaso de las esquinas del bar y como el móvil seguía sin funcionar cancelé la tarjeta española por Internet (menos mal que pedí en su momento la firma electrónica) como fui incapaz de encontrar la opción en el banco islandés (y eso que estaba en inglés) volví a intentarlo por teléfono que por fin funcionaba.

Esta mañana he ido a la comisaría a poner una denuncia porque un alemán me dijo que el seguro de algunas tarjetas de crédito se hacen cargo de otros robos como el de la cámara. El lunes tendré que ir al Consulado (Hringbraut 98) para ver si me hago otro DNI; a la biblioteca a hacerme otro carnet; al banco a por otra tarjeta de débito y esperar a que me llegue desde España otra tarjeta sanitaria europea y la tarjeta de crédito española. Menos mal que la tarjeta de débito española la tenía guardada porque creía que no la aceptaban y tendré con que pagar.

Asi que creo yo, que salvo hecatombe voy a tener que dar vacaciones a la galería de fotos. Sé que algunas personas se alegrarán porque no les hacía mucha gracia aparecer aunque a la vez se lo pasaran bomba comentando y eso que quien no quiere aparecer no aparece. Confío encontrar algo asequible estas navidades. Tengo mes y medio para buscar en las tiendas on-line.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.116 seguidores

%d personas les gusta esto: